Sembrando en tierra fértil

Nos encontrabamos en plena pandemia, encerrados en casa y me puse a pensar:

¿Qué puedo hacer para aprovechar mi tiempo en medio de las circunstancias que estoy viviendo?




No sabía la respuesta en ese momento. Así que le pedí a Dios que me ayudara.

Era el mes de Julio del 2019 cuando Dios puso en mi corazón el deseo de invitar a mis vecinitos a ver peliculas cristianas. Así que los invité y para el siguiente sábado nos reunimos en mi casa, vimos una pelicula y comimos unas ricas gelatinas.

Al terminar, le pregunté a los niños si les había gustado la película y ellos respondieron que sí y que ¡querían regresar el siguiente sábado!

No lo dudé. Para nuestra siguiente reunión ya había comprado un proyector para ver las peliculas. Tambien conseguí más peliculas y además un folleto bíblico con imagenes para colorear relacionadas a la historia de nuestra película.

Tambien les puse cantos y pronto otros vecinos de los alrededores se enteraron de nuestras reuniones, así que los fuimos a invitar y poco a poquito se nos fueron agregando más niños.

Entonces me vino el deseo de hacer algo más para ellos.
Los invité a venir los tambien los domingos a tomar asesoría escolar. Le pedi permiso a sus papás y ellos estuvieron de acuerdo y fué así como comenzó nuestra escuelita. Poco tiempo despues puse una lona afuera de nuestro punto de reunión y más vecinos comenzaron a interesarse en nuestras actividades, y entonces trajeron a más niños.

Un año despues del inicio de nuestra escuelita (Junio 2021) escuché que la Fundación Smiles vendría aquí a Campeche para llevar a cabo un proyecto, eso me alegró mucho, de hecho hasta me inscribí para participar pero desafortunadamente, por motivos de la pandemia no pude participar. Sin embargo me puse en contacto con ellos por medio de su página en internet www.fundacionsmiles.org.

Me pidieron que me inscribiera y así lo hice. Desde entonces trabajamos en conjunto para desarrollar las actividades con los niños de la ciudad.

Este año 2022, ya tenemos 13 de estos niños inscritos en los clubes de Aventureros y Conquistadores. Tambien se le está dando atención a 4 familias con quienes estudiamos la Biblia. Además, contamos con el apoyo de 5 jóvenes amigos que participan en este proyecto como voluntarios y quienes atendienden aproximadamente a 23 niños todos los sábados y domingos.

Despues de cada evento me siento aun más animado a seguir trabajando para y por los niños. Me siento feliz de ayudarlos y estoy seguro que esto me hace crecer como persona.

El poder compartir nuestro tiempo, conocimientos y recursos es lo que llena nuestro corazón de felicidad.

Sé que estamos dejando una huella en cada uno de estos niños. Me llena de satisfacción el poder contribuir a su desarrollo escolar y sobre todo guiarlos a conocer de nuestro amigo Jesús. Sé que estamos sembrando sobre tierra fértil: El corazón de un niño.

Enviado por Lucas de la Cruz, voluntario activo de Fundación Smiles.



Queremos invitarte a hacerte la misma pregunta que se hizo Lucas. Quizá no muy lejos de ti haya tierra fertil donde puedas comenzar a trabajar. Si tienes algun proyecto en el que actualmente estés trabajando o quisieras comenzar uno, por favor escríbenos. Queremos saber de ti.


¡Dibujemos sonrisas juntos :)!