Creados con propósito

La experiencia del viaje misionero a Campeche fue muy bonita. Una de las cosas que más me gustó es la idea de viajar con un propósito; en este caso de ir a ayudar y la forma de como puedes cambiar la vida de alguien con una palabra de ánimo.



Algo que me quedó marcado fueron los niños, por el hecho de que te encuentras con cada historia… y la verdad que te sorprendes de lo que los niños te dicen: “Mi padre me abandonó, quiero ser un delincuente cuando sea grande”. Niños de 5 o 6 años de edad que dicen eso es algo impactante para mí.


Lo entiendo por experiencia propia; cuando era niña no me sentía capaz de llegar a ser algo, sentía que no valía nada, hasta que alguien que me dijo:


“eres especial, fuiste creada con un propósito, puedes llegar a hacer grandes cosas”.

Creo que algo pequeño puede hacer gran diferencia en la vida de alguien. Hoy en la actualidad ya he terminado mis estudios universitarios y voy por mi especialidad. Una de las cosas que me motivaron mucho fue el hecho de saber que Dios tiene un plan para mí, que soy especial y que he sido creada con un propósito. Poder hacer lo mismo con los niños es para mi algo extraordinario que realmente digo: Vale la pena.


[Viajar con Fundación Smiles] es un viaje en el cual puedes cambiar la vida de alguien e inclusive tu propia vida y la forma en como la ves.


Si tienes la oportunidad de hacer un viaje misionero la verdad te lo recomendaría, es una experiencia que nadie te quita y pues yo aprendí que “El que no vive para servir, no sirve para vivir”, es un dicho popular, pero realmente siento que lo aprendí en este viaje.


Escrito por Esli Tello, Voluntaria Smiles, Campeche-México 2021.