Buscar

A DIOS NO SE LE ESCAPA LO QUE HACES PARA Él

por Enrique Monterrosa


En muchas ocasiones creemos que lo que hacemos no tiene un gran valor, quizá porque nadie se da cuenta de lo que hiciste con tanto esfuerzo o quizá porque no recibiste ni una sola felicitación por la obra que llevaste a cabo.





Y es que vivimos en un mundo hoy en día en donde ya no se suele reconocer el trabajo, el esfuerzo o la dedicación que alguien tenga para realizar determinado trabajo. Estamos tan acostumbrados a una rutina y a veces pareciéramos maquinas que hacemos todo por pura programación.


Esta mañana al pedirle a Dios que me diera un tema para escribir, Él ponía en mi corazón que hay muchas personas que están realizando un trabajo para el Señor y que no están siendo reconocidos, pero al mismo tiempo sentía en mi corazón que Él quería que supieras que tu trabajo no es en vano y que Él está observando tu esfuerzo.


Y es que eso es lo lindo de trabajar para el Señor, que todo lo que haces tiene un valor especial para Él, porque Él si lo valora, porque Él si te ve y seguramente te recompensara por tu esfuerzo.


Quizá en ocasiones no recibirás ni siquiera un “gracias” por lo que estás haciendo, quizá no te dirán que estuvo bonito tu trabajo y en algunos casos ni siquiera notaran que tú fuiste parte de algo, pero sin embargo aunque para nosotros se nos escape tu trabajo o tu esfuerzo hay alguien que lo vio y que está contento por lo que hiciste.


La Biblia nos recuerda algo importante: “Todo lo que hagan, háganlo de buena gana, como si estuvieran sirviendo al Señor Jesucristo y no a la gente. Porque ya saben que Dios les dará, en recompensa, parte de la herencia que ha prometido a su pueblo.

Recuerden que sirven a Cristo, que es su verdadero dueño.” Colosenses 3:23-24 (Traducción en lenguaje actual).


En muchas ocasiones hice algunas tareas para el Señor y no recibí ni un gracias, ni una palabra que me animara a seguir haciéndolo, sin embargo comprendí, que lo que hago no lo hago para encontrar el favor o la aprobación humana, sino más bien para agradar a aquel que un día creyó en mí, aquel que un día me busco, me llamo, me perdono y me dio una nueva vida.


Quizá estés pasando un momento de tristeza al ver que nadie nota lo que haces para el Señor, sin embargo eso no quiere decir que a Dios se le escapa lo que estás haciendo para Él, de ninguna manera, Dios está pendiente de cada cosa, por pequeña que creas que es, Él se siente gozoso de verte hacerlo y eso debería ser razón suficiente para seguir sirviéndole a Él, porque de algo tienes que estar seguro y es que tú le sirves a Él.


Hoy quiero animarte a seguir sirviéndole, a seguir haciendo cosas para el Señor, que nada te desanime, que nada te quite el gozo que Dios puso en tu corazón, y que a pesar de no recibir ni un pequeño reconocimiento a tu trabajo, sigas haciéndolo, porque no estas para recibir reconocimientos, sino más bien para reconocer a través de tu trabajo lo que Dios ya hizo por ti, dándote vida y vida en abundancia.


Hoy quiero que dejes de pensar en dejar de hacer lo que haces para el Señor, quita de tu mente que lo